hablemos-de-genes-cabecera-1000

Dos mutaciones malas pueden volverse una buena

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

mutaciones y aptitud

En su recién estrenado blog,  Covert Science(ish) , el genetista digital Arthur Covert reflexiona sobre las implicaciones de su último trabajo publicado en PNAS. Las mutaciones beneficiosas son buenas porque mejoran las posibilidades de supervivencia de un organismo (es decir, aumentan su aptitud). Las mutaciones deletéreas son malas porque reducen las posibilidades de supervivencia de un organismo (confieren menor aptitud). Esta manera de asignar nombres parece clara y simple, pero se basa en la suposición de que el destino de una mutación es inalterable: las mutaciones buenas se mantienen mientras que las mutaciones malas son purgadas por la selección.

Esta imagen nítida se enturbia cuando se considera la presencia de una segunda mutación en el mismo genoma que la primera. Esa segunda mutación tiene el potencial de alterar el efecto de la primera. Mutaciones buenas pueden llegar a ser malas y mutaciones malas volverse buenas.

 

En la figura se puede ver un ejemplo del sistema de dos mutaciones descrito anteriormente (De Covert et al. 2013 ). Ambas mutaciones A y B individualmente son perjudiciales, pero A y B juntas son sumamente beneficiosas.

La teoría evolutiva clásica no lo cree así, y ha declarado que estos hechos poco frecuentes son probablemente poco importantes. Las mutaciones son raras; adquirir dos mutaciones es aún más raro. ¿Adquirir las dos mutaciones adecuadas, suficientemente juntas, no sólo para mejorar una mutación deletérea, sino para permitir nuevas mutaciones beneficiosas que no eran accesibles antes? ¡Bah! ¡Uno tiene más probabilidades de ganar al veintiuno! Así que la literatura en general sostiene que las mutaciones malas siguen siendo malas, y las buenas mutaciones buenas, y así es como ha sido en la teoría evolutiva desde hace mucho tiempo.

Sin embargo la evolución no se trata de jugar una mano de veintiuno, sino montones y montones de manos en un período de tiempo muy largo. En un plazo de tiempo lo suficientemente largo, es muy probable ver una de esas casualidades raras. Las mutaciones deletéreas son, en realidad, muy comunes, un genotipo con una mutación deletérea persistirá en la población unas pocas generaciones antes de ser purgado. En ese corto espacio de tiempo, si uno de los descendientes de ese genotipo adquiere una segunda mutación, hay una pequeña posibilidad de que las dos mutaciones juntas sean realmente buenas. También hay una posibilidad de que, además de mejorar el efecto perjudicial, el par de mutaciones también empuje a los genotipos de la población hacia otras mutaciones beneficiosas. Estas mutaciones supercompensatorias son poco frecuentes, pero tienen un gran impacto cuando finalmente aparecen.

Covert finaliza afirmando su controvertida conclusión: las mutaciones deletéreas ofrecen una variación esencial necesaria por las poblaciones en evolución que de otro modo quedarían evolutivamente atrapadas. Esta idea es polémica pues muchos científicos niegan la posibilidad de que las mutaciones sean el motor de la evolución.

 
---

Deja tus comentarios

Post comment as a guest

0
JoomShaper